jueves, 16 de julio de 2009

Tic, tac.



-Toma, firma esto.
-¿Qué es?
-Es un cheque de tiempo.
-¿Un cheque de qué?
-De tiempo. Del tiempo que me has hecho perder desde que estamos juntos. Exactamente 3 años, 8 meses, 14 días y 18 horas esperandote en el portal de la casa de tus padres a que bajaras, en la cola del cine a que llegaras, plantado delante de la tele a que terminaras de arreglarte, sentado en la barra de un bar esperando a que aparecieras... Quiero que me lo devuelvas.
-Estas fatal. Espera que ahora hablamos.

3 años, 8 meses, 14 días, 18 horas, 1 segundo, 2, 3, 4...

2 comentarios:

Darilea dijo...

Uy si el tiempo se pudiera devolver a plazos, creo que hipotecaría parte de mi vida para que el día tuviese más horas.
Besitos

SUPERCHIKA dijo...

ay que padre fuera que el tiempo se pagara en cheques, asi yo exigiria hasta los intereses de 13 años!!!


besos