miércoles, 5 de septiembre de 2007

El faro de la isla del día de antes.



Vivo en el faro de la isla del día de antes. Solo.
Uno no está solo por casualidad.

La isla está hoy día alejada de las rutas comerciales marítmas, por lo que en el faro apenas tengo trabajo y eso me permite prestar más atención al mundo que tengo en mi cabeza que al que me rodea, lo cual a menudo es poco recomendable.

Si fuiste capaz de llegar hasta aquí es probable que vuelvas.

5 comentarios:

Anaïs dijo...

Vendré a verte de vez en cuando, si me dejas.
Besos desde mi patio.

gatina dijo...

Seguro q las olas me arrastran hasta aquí a menudo. Me dejaré llevar por la marea...

Libra dijo...

"Uno no está solo
por casualidad."
Nada es casual..

A veces es mejor ver sólo
el mundo interior
que el exterior,
aunque no es bueno
estar "ciego"...

¡Parezco doña sentencias!
:-O

Saludos y sonrisas
Libra

Anónimo dijo...

Imposible no volver a la isla y el jardín...
Sigo pensando que nos conocemos...

Zârck. dijo...

Pues si tan intrigado estás, la respuesta tiene fácil solución...