jueves, 30 de octubre de 2008


Tienes el síndrome de Peter Pan, me espetó casi a traición mientras remoloneaba entre las sábnas.
- Y tú quien demonio eres en esta historia, ¿Campanilla?
- Yo soy tu sombra, que te persigue pero no te alcanza.

3 comentarios:

lascivia dijo...

Guau, digo guau. Me encantó, muy profundo. Te sigo los pasos
Besos lascivos

Elena dijo...

Lo mismo de arriba. Cuando termine de leerla dije: Guaaaau.. que fuerte.
hmmmm No lo alcanza, pero almenos siempre esta con él.

Saludos :).

Ye. dijo...

jajajaajaja muy bueno